Caricaturas a lo loco en El bazar de los locos

El otro día en Twitter vi un llamamiento a escribir en un blog colaborativo acerca de Twitter. No quise desperdiciar esa oportunidad de autobombo, recordando lo de las caricaturas a lo loco;  y me dejaron publicar esta chapa aquí, en la que explico mis motivaciones psicológicas o algo así. ¡Viva el Bazar de los locos!:

“No quiero comunicar algo, quiero comunicar con alguien.” (Txomin Badiola citando a Jean Luc Godard)

Siempre me ha gustado enseñar los dibujos que hago. Hasta tal punto que muchas veces he pensado (y obrado en consecuencia) que si no publicaba mis dibujos, éstos no merecían ser trazados. No soy de ésos que dibujan para sí mismos o para eventos minoritarios, como ritos sagrados o algo así. Enseñar y gustar, quiero que a la gente le gusten mis dibujos, que les haga un poco felices, durante un segundo. Lo que a mí me gustaría que mis dibujos estuviesen en la home de Google. Pero en grande, a toda pantalla, ¡en Technicolor!, no sólo como esos dibujitos que ponen en los días clave celebrado algo, (aunque no están nada mal, ojo) ¿Y por qué? Tengo una planta carnívora dentro de mí que se llama Ego, es muy voraz y necesita halagos, halagos y halagos, todo el rato. Es una planta yonki. O sea que lo que a mí me pondría, real y sinceramente, sería que me parasen por la calle y me dijeran “Hombre! Tú eres el que hace los dibujos ésos en Technicolor que ocupan toda la pantalla cuando entras en internet. ¿Me firmas un autógrafo en el iPad?” Por supuesto sería amable con esa persona y accedería a sus deseos. (Al cabo de diez minutos, mi planta necesitaría otro chute de vanidad). Bueno, no todo es frivolidad, otra condición que me mola que cumplan mis dibujos es que sean útiles. No me refiero a que salven vidas necesariamente, pero sí que tengan cierto valor de uso.
En Bellas Artes te van configurando para que, como artista productor de objetos artísticos, acabes arrastrándote de galería en galería, de concurso en concurso, rogando para que te organicen una expo… Pero no hace falta ser muy fanático del arte para ver que las exposiciones en salas se han convertido en eventos a los que acude muy poquita gente, lamentablemente. (A no ser que sean en el Museo Guggenheim, aunque creo que el edificio tiene algo que ver… bueno, otro día hablaré del “Guggen”). Y, con todos los respetos, una expo sin afluencia de público, no es lo que yo quiero para mis dibujos. Al margen de que ni espacios, ni críticos, ni curators, ni editoriales han mostrado interés por mi obra… por lo menos hasta ahora.
Así que ¡hala! ¡a autoexpandirme!. Visto lo visto, está claro que yo seré quien me dé autobombo. Internet es perfecto, claro. Y twitter me gusta (es abierto, no como Facebook), y me viene bien para mis maquiavélicos objetivos de enseñar mis dibujos y obtener halagos. Ya había hecho algo usando Twitter y dibujos, y fue enviar un dibujito real por carta real a quien me followeara en Twitter.

Y un día se me ocurrió lo de Caricaturas a lo loco. Ya había hecho alguna caricatura antes. Aunque no se parecía mucho al modelo, sorprendentemente, le gustó muchísimo, le hizo feliz durante unos segundos, y me halagó ampliamente. Jejeje. Cuando propuse públicamente lo de caricatura gratis a cambio de ponerla en la imagen del avatar, (había unas condiciones algo tontas), la gente se volvió loca, me llegaban unos cien e-mails al día desde los primeros días. La iniciativa murió de éxito, claro, y no pude con todas las peticiones, aunque hice unas ciento cincuenta. Salió ampliamente reflejada en medios de comunicación (prensa, tv, blogs…) y mi lista de followers creció como la espuma. Creo que en este post de Bea se explica muy bien la cosa:

Hay gente que todavía la luce con orgullo, y creé una lista de twitter que sigue a estos valientes:

No descarto volver a hacerlo, tal vez con micropagos… No sé. Se aceptan sugerencias. Además, estoy pensando en un regalo, algún dibujo para mis fieles caricaturizados. Muchos de ellos ahora son mis amiguitos de internet, y a través de ellos me entero de tendencias musicales, ofertas de tiendas, sus estados de ánimo, cómo han dormido la siesta… cositas así, ya sabéis, tonterías de Twitterland.

This entry was posted in Blog, Caricaturas, News. Bookmark the permalink.

2 Responses to Caricaturas a lo loco en El bazar de los locos

  1. La Ptqk says:

    Pues nada, voy a ser la primera en halagarte este post. Muy bonito! Te sientes mejor ahora? :-) Yo nunca te pedí la caricatura aunque me gustan mucho las que hiciste porque me parecía una liada (y lo era). Deberías pensarte lo de los micropagos. Ah, y esto: http://jhische.com/workforfree.html

  2. pernangoni says:

    Gracias María! De vez en cuando, sigo pensando en esto de las caricaturas, y he hecho alguna que otra… Micropagos… Mmmm… es que se me va la cabeza a pensar en chorreces, gagas, comics, situaciones de guiones… Necesitaría un agente…

Comments are closed.