Categories
Blog Diseño gráfico

Barcelona té molt poder

Hoy el bueno de Juanjo Sáez ha publicado un tuit con fotos del polémico nuevo cartel de Barcelona.

“Dadle otro vistazo ahora”.

Marquesina con el cartel Barcelona té molt poder. Foto de Juanjo Saez.

Se nota la intención didáctica, como cuando un/a profe te dice, “para un poco, respira, míralo con ojos nuevos…”

Descubrí el cartel (y su polémica) anteayer. Desde que lo vi, me gustó. Bueno, decir ‘me gustó” es poco, ¡Me chifló! ¡Me enamoró!

Cuando vi las respuestas tan negativas y agresivas en Twitter, me animé a apoyarlo públicamente, comentando, en positivo:

¡Es una maravilla de cartel que pasará a la historia del arte! Es constructivismo ruso, es un cartel diseño puro. El mejor cartel es el que más llama la atención. ¡Y es vanguardia! Barcelona vuelve a ser moderna. Y todos los que están en contra no hacen más que favorecerlo. BIEN!

Se desató el huracán y mucha gente me respondía, en tono educado (la mayoría), con lo que se fueron creando varios diálogos simultáneos, o ‘hilos’. Sí, ha sido un día de procrastine total.

Pero hablo en serio. Cuando doy clase de dibujo, siempre hablo de la señal de tráfico de prohibido el paso. Es un círculo rojo con una franja blanca. Todo el mundo lo sabe. Es economía visual y eficacia. Un cartel no necesariamente ha de ser un poster, ni una ilustración.

En 1924, o sea, hace casi 100 años, en un vasto país frío y nada urbanita, casi-medieval y acomplejado, las artistas tuvieron el valor de hacer este maravilloso cartel.:

¡Eso es VANGUARDIA! Y la Barcelona del 2020 está más avanzada que la Rusia post-zarista, ¿no?

Entiendo el rechazo que produce este cartel, hoy. Aunque me da un poco pena. Muchas obras de arte a las que la historia ha otorgado un lugar predominante en su tiempo fueron despreciadas. P. ej: el Impresionismo, entero. Percibo el chirríe que provoca el cartel BCN, pero puede trascender.

El cartel en cuestión, ejem, puede que sea bueno, puede que sea malo, puede que lo hayan hecho así a posta para provocar ruido en redes… no lo sé… pero creo que como gente progresista que somos (ya, esto suena fatal, jaja!) deberíamos autoeducarnos un poco y salir de la zona confort (otra vez mal…) e intentar probar a que nos gusten propuestas nuevas, aparcar un poco lo que nos gusta de siempre, ¿no creéis?

Con una educada usuaria de Twitter he mantenido este diálogo:

– Ella: “El tamaño de las franjas es gratuito, es muy estático llegando a ser pesado o dar esa sensación, entran en contradicción con los radios de la franja central y el valor y tipografía no acaban de encajar con las proporciones. Comparar eso con la carteleria del constructivismo…”

– Yo: Creo que si valoramos los carteles por la corrección de los grosores de sus franjas, nos podemos perder la emoción que puede resultar de lo fortuito, del error, de lo inesperado, y perderse eso sería una pena. Si el resultado es feliz, qué mas da que el camino no sea el correcto!”

– Ella: En el diseño, la arquitectura o la pintura no suena la flauta y ya está. Las proporciones, las tensiones y equilibrios entre formas, texturas y colores están estudiados para provocar algo. No es mecánico pero tampoco es fruto de la casualidad.”

– Yo: Of course! A ver, que este cartel tiene un curro de diseño detrás! Las letras en las franjas (triangulares) buscan que describas un arco con la mirada. Y evocan los focos de la imagen típica del Montjuic, y también los MEMEs de internet, el rojo y el azul parecen los del Barça, etc.

Pero creo que no puede ser o una cosa muy de cumplir todas las leyes de los manuales, o por el contrario, sea un churro, vamos como si yo me pongo a tocar la trompeta… Hay estrategias entre vías. El error, la casualidad, es bienvienida hasta en investigación de ciencia, etc.”

Bueno, la cosa se estaba intensificando con ataques cada vez más masivos, cada vez más maleducados y agresivos. Y he puesto estos tuisters en mi timeline:

Los que os quejáis del maravilloso cartel de Barcelona, estáis en vuestro derecho que esto es Twitter, el quejódromo internacional, claro. Pero la VANGUARDIA es un valor cultural. Hace 100 años, en Rusia convertida en URSS, con cosas medievales y en crisis, éste era el nivelón:

También he creído oportuno poner unos tuits como de presentación. Me he imaginado que si alguien fisgaba un poco en mi perfil, estaría bien dejar clara mi posición, y contar un poco mi background:

En la oscura noche de los tiempos me licencié en Bellas Artes porque quería hacer carteles políticos como los soviéticos. Luego diseñé carteles políticos, (bastante cutres) durante años, el milenio pasado. Unir política y arte desde la vanguardia me estimulaba, yo era joven…

Luego tuve que buscarme las lentejas y hasta hoy he trabajado como diseñador gráfico, ilustrador, graphic recorder, animador… autónomo. También he diseñado videojuegos, y he pintado murales… La vanguardia soviética quedó ahí, donde aparcas tus sueños adolescentes…

¡Hasta que el maravilloso cartel de Barcelona ha llegado! ¡Justo cuando vemos la luz al final de túnel! ¡Y, pues, que me siento rejuvenecer! ¡Jajajja! Hay esperanza para el DISEÑO GRÁFICO, #vivaloscartelesvanguardistas Os dejo una foto de ayer. ¡Os quiero! ¡Viva barcelona!

Y ya está! Gracias a tanta gente que ha participado en esta locura que es twitter, con el intercambio de ideas he aprendido mucho (y me he animado a volver a escribir!). No pido que todo el mundo le gusten mis opiniones, pero tampoco es justo recibir insultos (cuando yo he sido correcto…)

¡Y muchísimas gracias a quienes me habéis apoyado!

 

 

Categories
Blog Illustration News Personal compiuter

12 de mayo, día del Síndrome de Fatiga Crónica y de la Fibromialgia

Nos vemos el domingo que viene en el Arenal de Bilbao, con la asociación Eman Eskua. Este cartel hemos hecho, igual lo habéis visto por los Bilbobuses.

cartel-sfc-2013